Memorias de un pueblo: VILLALBA DE LA LUZ



Con la llegada de la lluvia, este pueblo que se alza sobre una colina del Condado onubense, se sumerge en la oscuridad de las noches, debido a los cortes en el suministro eléctrico.


Aunque esto no quiera decir que, durante el resto del año no se produzcan, lamentablemente, en Villalba del Alcor, predomina el poco interés de la ciudadanía por solucionar este tipo de problemas, debido a la poca “cultura de reclamación” que caracteriza a sus ciudadanos, desgraciadamente, consecuencia de una educación represiva que ha inculcado el silencio como respuesta frente a la ineptitud de sus gobernantes.

En este caso, los tiempos han cambiado y siguen siendo pocas las personas que opten por la vía de la protesta en forma de reclamación, aún contando con medios.

Los cortes de suministro eléctrico que padece esta población, son prolongados, a veces durante horas o intermitentes, en una sola, contabilizándose hasta 15 cortes de suministro eléctrico en menos de dos horas.

Respuesta de la compañía ENDESA en 2011, dirigida a un consumidor aquejado por una avería en un electrodoméstico, el cual se presumía, habría sufrido daños derivados de un episodio continuado de cortes intermitentes en el suministro eléctrico.

Los daños derivados de este tipo de deficiencias abarcan a electrodomésticos, equipos informáticos, congeladores de establecimientos comerciales, etc.


Algo que hay que poner en conocimiento de Sevillana Endesa a través de un número de información, que resultaba elevadamente caro para la persona que además, debe soportar el que una avería le impida hacer su vida diaria un día cualquiera.

Si se produce una de esas averías, el usuario debe ponerse en contacto con un servicio que resulta ser a veces tedioso, complicado y costoso, vía telefónica.

Tras presentar la oportuna reclamación vía telefónica, el usuario recibe una referencia numérica que justifica su reclamación y que debe aportar en el momento en que los técnicos de Endesa se pongan en contacto con el abonado.

Son ellos los que deben ratificar las averías que han sido ocasionadas por los sucesivos cortes de suministro y que han provocado que un electrodoméstico haya dejado de funcionar o presente anomalías derivadas del corte/es.

La operadora recoge entre otras, la hora exacta de la incidencia y el día. 

En los próximos días Endesa se pone en contacto con el cliente para confirmar su reclamación. Acto seguido, le plantea una pequeña encuesta para valorar el servicio que la empresa ofrece al cliente. Dicha encuesta debe ser contestada por el cliente valorando cada pregunta del 1 al diez.  

El último episodio recogido en el municipio que hacía referencia a un apagón casi generalizado, se producía el 28 de junio de 2015. Una posible sobrecarga en una instalación, hacía que durante casi una noche esta localidad permaneciera a oscuras. El hecho no trascendía a los Medios, ni a la opinión pública y sus habitantes seguían sufriendo en silencio un tedioso rosario de incidencias.

Los cortes en el suministro eléctrico fueron motivo de una publicación aparecida en las Redes Sociales, en la que, por parte de las autoridades municipales, se efectuaba un comunicado derivado de unas quejas vecinales en 2015. 

Mientras tanto, las nubes siguen oteando en el horizonte y sobre los tejados amenazando lluvia. Algo que hace presagiar que volveremos a estar a oscuras nada más arrecie el viento…



Significativa publicación aparecida en una Red Social, el 23 de abril de 2016.



En el caso de que las incidencias por cortes de suministro debido a trabajos programados, no hayan sido comunicadas al usuario afectado y que dependa de aparatos de soporte vital, existe la posibilidad de que el problema se vea más acentuado aún, cuando sea este, el que deba contactar con el servicio, a través del número proporcionado por la distribuidora (NO GRATUITO 902).





No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO