LA ZONA PÚBLICA: El ocaso de un dios


El mítico fundador de Apple anunció su retiro de la compañía, a los 56 años. Al parecer, el cáncer de páncreas que se le diagnosticó en 2003, reapareció. 


En aquél momento, le dijeron que le quedaban seis meses de vida. Sin embargo, tuvo tiempo de presentar el iPad y la MacBook Air, antes de renunciar a la empresa que creó en 1976.

Cuando el presidente ejecutivo de la firma Apple, Steve Jobs, anunció su renuncia la semana pasada dijo que la decisión se debía a que ya no se sentía capaz de satisfacer las exigencias del cargo. Las razones son públicamente conocidas.


Se sabe que Jobs ha estado recibiendo tratamiento por padecer de cáncer de páncreas, que es la cuarta causa de muerte relacionada con esta enfermedad en Estados Unidos.

De acuerdo con oncólogos se trata de un mal complicado de tratar debido a lo difícil de su diagnóstico, puesto que los síntomas sólo se hacen evidentes cuando la enfermedad ya está en una fase avanzada.

En la foto Andy Hertzfeld, programador de Mac y Lisa. Bill Atkinson, un genio programador de McPaint y Hypercard para Mac y hoy fotógrafo profesional. Bud Tribble programador de Next y Steve Jobs, en ese momento en su punto más bajo de la carrera.


La variedad de cáncer de páncreas que afectó a Jobs se presenta sólo en el cinco por ciento de los casos.

Steve Jobs y su socio Steve Wozniak en sus inicios en Apple.


El especialista Khaled el-Shami, del Centro Médico de la Universidad George Washington, en la capital de EE.UU., precisó que para detectar ese tipo de cáncer no existen exámenes como los mamogramas que son efectivos frente al cáncer de mama, o las pruebas sanguíneas para detectar el de próstata.

El doctor dijo que no es sorprendente que cinco años después de haber sido sometido a una cirugía Jobs haya recibido un trasplante de hígado porque el cáncer de páncreas puede diseminarse por el organismo.

Abdulfattah John Jandall, padre biológico de Steve Jobs


Al-Shami explicò que “los tumores neuroendocrinos tienden a pasar del páncreas al hígado, y siendo éste un órgano vital, el practicar un trasplante puede mejorar la supervivencia” del paciente.

Sin embargo, el médico señaló que aunque no deja de ser una forma radical de combatir el cáncer en ese órgano, el trasplante "no es una garantía de cura", ya que se corre el riesgo de "debilitar el sistema inmunológico”, lo que no sólo puede hacer regresar el cáncer original sino también dar lugar a la aparición de otros.


El doctor Matthew Walsh, jefe de cirugía general en la Clínica Cleveland, aclaró que la de Jobs es una enfermedad “que retorna, puede diseminarse y debilitar” a quienes la padecen.

Aunque Walsh no ha tratado nunca a Jobs y desconoce los detalles de su caso, aseguró que la operación que se le practicó puede haberle causado mayores consecuencias.

Steve Jobs siempre dijo que amaba tanto a Apple que nunca iba a dejar de volver. Sin embargo, desde que en 2003 fuera diagnosticado, su salud se convirtió en su principal enemiga a la hora de cumplir esa promesa.

En aquel año, se dijo que Jobs se alejaba por un tiempo de la empresa por cuestiones familiares. En agosto de 2004 se anunció al mundo que sufría de un mal difícil y que la cirugía había removido exitosamente el tumor, sin necesidad de recurrir a quimioterapia.

En junio de 2005, Jobs habló por primera vez públicamente de su lucha contra el cáncer, en la Universidad de Stanford, y dijo que se encontraba bien.
Tres años después, el 9 de junio de 2008, presentó el iPhone 3G, pero su aspecto físico dio más que hablar que el mismo producto: estaba delgado y demacrado. La empresa argumentó que tenía “un virus común”. El mismo Jobs se encargó de anunciar que “no iba a dejar la compañía”.


En septiembre del mismo año, había perdido más peso, algo que se pudo percibir cuando apareció nuevamente ante una audiencia para introducir en el mercado el iPod media player. “Las noticias sobre mi muerte son exageradas”, bromeó en esa oportunidad.


Como adelantándose al tiempo, por las dudas, en diciembre de 2008, Jobs dio su discurso en la conferencia anual de Macworld, anunciando los productos que saldrían al mercado en los próximos 11 años.

El 5 de junio de 2009, apareció otro problema de salud, un desbalance hormonal. Una vez más, Jobs restó importancia a la situación médica: “es de fácil tratamiento”, dijo. Pero días después de esa afirmación, anunció que se trataba de algo más complejo.

El 23 de junio, el Instituto de Transplantes del Hospital Universitario Metodista de Memphis, en Tennessee, dijo que Jobs había sido sometido a un transplante de hígado y que su evolución era “excelente”. Jobs demostró su amor por Apple, porque volvió a trabajar seis días después.

Por un tiempo, la salud de Jobs dejó de ser tema de las noticias hasta que en enero de este año inició una nueva licencia por enfermedad. Pero el 2 de marzo, regresó al ojo público para presentar una nueva versión del iPad, mostrando una sólida imagen de CEO.

 
Tim Cook

En abril, la editorial Simon &Schuster informó que atrasaría el lanzamiento de la biografía de Steve Jobs, "iSteve: The Book of Jobs", hasta principios de 2012.

Ahora, en agosto de 2011, Jobs finalmente da un paso al costado, al parecer el cáncer de páncreas nunca desapareció del todo. Se retira de Apple, dejando a su sucesor y también genio informático, Tim Cook. “Desafortunadamente, ha llegado el momento”, dijo Jobs en un comunicado.


En 2010, se diagnosticaron 43,140 casos de cáncer de páncreas en el país. Es el cuarto cáncer más mortal. Según la Sociedad Americana del Cáncer, se estima que el 20 por ciento de las personas que lo padecen viven un año más después del diagnóstico; pero menos del 4 por ciento sobreviven más de 5 años. Jobs es uno de estos últimos.


Esta es la imagen publicada por el sitio www.tmz.com viernes 26 de agosto de 2011 donde se ve al fundador de Apple, Steve Jobs, muy deteriorado por el cáncer que padece.
Foto: Tomada de www.tmz.com


El padre biológico de Steve opina.

El padre biológico de Steve Jobs dijo en una entrevista que se arrepentía de haber dado en adopción a su hijo y que le gustaría conocerlo antes de que este muera (recientemente Abdulfattah John Jandall de 80 años tuvo un ataque al corazón).


Abdulfattah John Jandall, un inmigrante sirio que ahora trabaja como vicepresidente en un casino en Reno, Nevada, y Joanne Simpson, son los padres biológicos de Jobs. Sin embargo, dieron en adopción a Jobs debido a que el padre de Simpson no aprobaba que ella se casara con un sirio, esto a pesar de la pareja eventualmente se casó y tuvo hijos más tarde cuando el padre de Joanne murió.


Carta de despedida de Steve Jobs


“Su padre era un tirano, y evitó que se casara conmigo, mientras se tratara de alguien de Siria,” dijo Jandali al diario Daily Mail. “Honestamente, no sé al día de hoy si Steve sabe que si hubiera sido mi decisión, hubiera deseado mantenerlo conmigo.”
Recientemente se dio cuenta de que Jobs es su hijo

Jandali dijo que no se había dado cuenta que Jobs era su hijo sino hasta hace unos años, y desde entonces han tenido contacto intermitente por correo electrónico. En medio de los constantes anuncios  sobre la deteriorada salud de Jobs, Jandali dijo que le gustaría hablar con su hijo, pero duda el iniciar una interacción con él debido a que teme parecer “oportunista”.



“Podría sonar extraño pero no estoy preparado, aunque uno de nosotros estuviera en su lecho de muerte, para levantar el teléfono y marcarle,” dijo. “Steve tendrá que hacer eso, mientras el orgullo sirio en mí desee evitar que el piense que estoy tras su fortuna.”

“Estaría mintiendo si dijera que no me entristece tener parte en la increíble vida de mi hijo,” agregó Jandali. “¿Qué padre no pensaría así? Y pensaría de la misma forma aunque él no fuera el líder de una exitosa compañía. Ahora sólo vivo con la esperanza de que, antes de que sea demasiado tarde, me busque, porque incluso el disfrutar de un café con él aunque sea una vez me haría un hombre muy feliz.”



De acuerdo con el diario New York Post, el padre de Jobs es adicto al trabajo y ha estado evitando retirarse a toda costa.

Los padres adoptivos de Jobs, Paul y Clara Jobs, eran una pareja de la clase trabajadora. Lo criaron en Mountain View, California. Al adoptarlo, les permitieron hacerlo únicamente con la condición de prometer que lo enviarían a una universidad cuando creciera. Al ingresar, duró pocos meses en la Universidad de Oregon y sobrevivió de comidas gratuitas que le ofrecían en un templo Hare Krishna local antes de que se fuera a India para convertirse en budista.



La fortuna



La revista Forbes en su lista anual de multimillonarios en todo el mundo sitúa a Steve Jobs en el puesto 136 empatado con otras seis personas más.


Según Forbes, la fortuna personal de Jobs alcanza los 5.500 millones de dólares, que es una cantidad estratosférica, pero sin comparación con los tres primeros de la lista: el mexicano Carlos Slim tiene una fortuna de 53.500 millones de dólares, le sigue Bill Gates muy de cerca con 53.000 millones de dólares y en tercer lugar se sitúa Warren Buffett con 47.000 millones de dólares. 

steve jobs forbes La fortuna personal de Steve Jobs es de 5.500 millones de dólares

Entre los diez primeros está el español Amancio Ortega, responsable del “fenómeno Zara” y cabeza visible del “imperio Inditex”, que tiene una fortuna personal de 25.000 millones de dólares.



Para ver más:






No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO