LA ZONA G8: Couso o el ángel caido





Tenía 37 años y dos hijos. Cuando hablaba de su mujer decía "mi chica". Se llevaba perfectamente bien con su compañero Jon. Y cuando nos reuníamos cada noche los 20 o 30 periodistas hispano-luso-italianos en la "cantina mexicana" (nuestra habitación) o en la "taberna española" (la habitación de Antena 3) él siempre llegaba con alguna botellita bajo el brazo y con la mejor de las sonrisas me palmeaba o me daba un beso y me decía "¡Qué dices, argentino!". Nos hacía felices. Lo despedimos al caer la tarde. 


A alguien se le ocurrió y los 300 periodistas nos reunimos en el jardín del hotel desde donde transmiten en vivo las cadenas internacionales de TV. Fuimos con velas y, en el medio de un mutismo absoluto, las prendimos y guardamos varios minutos de silencio. 


Después, las pusimos arriba de una tabla y las dejamos ahí hasta que el viento las fue apagando. Ni una bomba, ni un avión, ni un ruido. José se había ido y Bagdad lo despedía con una tregua. 


Gustavo Sierra



José Couso Permuy nació em  FerrolLa Coruña,  el 5 de octubre de 1965


Falleció en BagdadIrak8 de abril de 2003 fue un cámara y reportero gráfico español que murió durante la invasión de Iraq de 2003 a causa de los disparos de un carro de combate estadounidense contra el Hotel Palestine de la capital iraquí en el que se encontraba.



José Couso nació en 1965 en Ferrol, en una familia de tradición militar. 


Se licenció en Ciencias de la Información y Ciencias de la Imagen, en la Universidad Complutense de Madrid. Realizó varias tareas para empresas como EFE o Canal Plus, y trabajó como cámara para el canal de televisión Telecinco durante ocho años, cubriendo noticias de relevancia como el secuestro de su compañero Jon Sistiaga en Macedonia, los bombardeos de Bagdad de 1998, la guerra de Kosovo en 1999, diversos reportajes en el buque oceanográfico Hespérides en la Antártida en2001, reportaje en las cuevas Lascaux (Francia) en 2002, el incidente de la isla Perejil en el mismo año, y el vertido del Prestige, entre otros.




Couso se traslada a Irak poco antes del comienzo de la guerra de 2003, junto a varios compañeros de los Informativos Telecinco. De todos ellos sólo quedaron dos en BagdadJon Sistiaga como periodista y José Couso como operador de cámara


El resto del equipo regresó aEspaña pocos días antes del principio de los bombardeos.


El 8 de abril de 2003 José Couso se encontraba en el Hotel Palestine de Bagdad, lugar donde se hospedaban numerosos periodistas extranjeros. 


En ese momento, una compañía de la 3ª División de Infantería del Ejército estadounidense se encontraba luchando al otro lado del río Tigris, donde recibían fuego de mortero y granadas propulsadas. Según el informe posterior realizado por el Mando Central de los Estados Unidos (CENTCOM), el fuego enemigo era dirigido por un observador que se encontraba junto al río Tigris, en la misma orilla que el hotel Palestine. 




Tras la búsqueda del presunto observador, un tanque M1 Abrams disparó su cañón de 120mm contra el hotel.


El proyectil del tanque impactó en el piso 15, en el cual se alojaba el equipo de la agencia Reuters, resultando muerto en el acto el periodista ucranianoTaras Protsyuk. José Couso se encontraba filmando en el piso inferior, siendo herido gravemente. 


Couso fue trasladado al Hospital San Rafael de Bagdad, donde falleció mientras era operado.

José Couso estaba casado y tenía dos hijos.




Las reacciones ante su muerte

El Pentágono reconoció la autoría del ataque alegando que los soldados que dispararon contra el hotel, al mando del sargento Thomas Gibson, estaban respondiendo a fuego enemigo.


A la muerte del cámara se sucedieron varias manifestaciones de repulsa ante las sedes diplomáticas de los Estados Unidos en España y diferentes acciones civiles y judiciales encaminadas a resolver la culpabilidad de los implicados. 


A día de hoy se siguen realizando concentraciones para pedir justicia por su muerte los días 8 de cada mes, frente a la embajada estadounidense en Madrid.




El 19 de octubre de 2005 la Audiencia Nacional abrió diligencias previas con una orden internacional de detención contra tres de los militares estadounidenses imputados. En su investigación llamó a declarar a los periodistas Olga RodriguezJon Sistiaga y Carlos Hernández.


El 10 de marzo de 2006, la Sala Segunda sala de lo penal de la Audiencia Nacional archivó las diligencias alegando que el suceso fue "un acto de guerra", decisión recurrida por la familia del fallecido ante el Tribunal Supremo.




El 5 de diciembre de 2006 el Tribunal Supremo estimó por unanimidad el recurso interpuesto por la familia del cámara de Telecinco (*) José Couso contra la decisión de la Audiencia Nacional de archivar la investigación.


El 16 de enero de 2007, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz reactivó la orden de 2005 de detención internacional contra los tres estadounidenses imputados en la muerte de Couso, tras ganar a la fiscalía en una dura batalla legal. 


Pedraz acusa a los militares de asesinato y de un delito contra la comunidad internacional.

El 27 de abril de 2007, el juez Santiago Pedraz procesa a los tres militares de EEUU por el asesinato de Couso. 

También les acusa de un delito contra la comunidad internacional por atacar a periodistas. 


Fachada del hotel Palestina


El magistrado dictó el procesamiento del sargento Thomas Gibson, el capitán Philip Woldrford y el teniente coronel Philip de Camp por un delito de asesinato (de 15 a 20 años de prisión) y otro contra la comunidad internacional (de 10 a 15 años) aunque la Sala de lo Penal de este tribunal revocó su decisión un año después (el 13 de mayo de 2008) respaldando la postura de la Fiscalía, que pidió el archivo de la causa.


El 21 de mayo de 2009, el juez Pedraz vuelve a procesar a los tres militares de EEUU.

El 29 de julio de 2010, el mismo juez, Santiago Pedraz, lanza una orden de busca y captura contra los tres militares estadounidenses imputados en el caso Couso. 



Los procesados: teniente coronel Philip de Camp; capitán Philip Wolford y sargento Thomas Gibson




Se trata de los tres militares que ocupaban el tanque que disparó contra el Hotel Palestine. La orden implicaría su ingreso en prisión y llega después de que el Tribunal 


Supremo reabriera el caso a principios de julio. Pedraz ha decidido estimar el recurso de las familias al entender que los hechos podrían ser constitutivos de crímenes de guerra. 




Asimismo, ha solicitado autorización al Consejo General del Poder Judicial para desplazarse a Irak entre octubre y noviembre y realizar un análisis ocular de la zona del asesinato.

Como parte de la Filtración de documentos diplomáticos de los Estados Unidos realizada por el portal WikiLeaks desde el 28 de noviembrede 2010 aparecen cables de la embajada americana en España que confirmarían las presiones del entonces embajador Eduardo Aguirre y la connivencia del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (en las figuras del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza) en la ocultación de delitos y en la colaboración con las autoridades estadounidenses para impedir la investigación del asesinato de José Couso durante la invasión de Iraq de 2003.




Como parte de la Filtración de documentos diplomáticos de los Estados Unidos realizada por el portal WikiLeaks desde el 28 de noviembrede 2010 aparecen cables de la embajada americana en España que confirmarían las presiones del entonces embajador Eduardo Aguirre y la connivencia del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (en las figuras del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza) en la ocultación de delitos y en la colaboración con las autoridades estadounidenses para impedir la investigación del asesinato de José Couso durante la invasión de Iraq de 2003.


El 13 de diciembre de 2010, el hermano de José Couso denuncia ante la Fiscalía de Madrid, en su nombre y en el de su familia, a los miembros del Gobierno, la Fiscalía y la judicatura que, a la vista de la Filtración de documentos diplomáticos de los Estados Unidos, maniobraron para que las demandas de investigación y las denuncias no prosperaran en la Audiencia Nacional12 La denuncia de la familia de José Couso se interpuso contra el Gobierno y Fiscalía al entender que:

ser indicativos de la existencia de una conspiración o concierto delictivo entre funcionarios de la Administración y altos cargos españoles, por una parte, y funcionarios de una potencia extranjera por otra parte.

En el barrio ferrolano de Esteiro se creó una plaza dedicada al periodista. 


En esta plaza hay una placa con la inscripción:


PLAZA DE LA PAZ JOSÉ COUSO.



Maribel Permuy, madre de Jose Couso, en un acto en recuerdo de su hijo.



Además, la radio comunitaria coruñesa Cuac FM bautizó en 2003 su nuevo estudio como Estudio José Couso. A la inauguración asistió un miembro de la familia del periodista.


La habitación de José Couso




Lo que los tripulantes del tanque vieron

Los tripulantes del tanque que disparó sobre el hotel Palestina de Bagdad causando la muerte de José Couso pudieron distinguir al cámara en el balcón desde el que grababa. 


Así lo demuestra un informe presentado por el abogado de la familia del periodista, Enrique de Santiago, en el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, que dirige el juez Santiago Pedraz.





El informe va acompañado de las fotografías tomadas por los abogados desde el puente de la República, el lugar desde el que se realizó el disparo, que han sido tratadas con un programa informático para darles los 10 aumentos del visor telescópico de un tanque Abrams como el que disparó.


Con las imágenes así tratadas se distingue perfectamente a la persona que fue colocada en el lugar en el que murió el cámara durante la inspección ocular realizada por el juez en Bagdad el pasado 28 de enero.




Para ver más:

















No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO