LA ZONA REAL : La Calderona


La calderona fue la amante favorita del rey Felipe IV, compartiendo el escenario de la vida con los grandes genios del Siglo de Oro español: Velázquez, Lope de Vega o Quevedo. 


Felipe IV con cuello de cisne


Si bien no fue la única, sí fue la más querida, en virtud de los agasajos y atenciones que recibió por parte del rey, su valedor.


Su verdadero nombre era Juana Calderón, siendo hija de un famoso pícaro relacionado con el mundo del teatro y los cómicos.

María Calderón (Madrid1611 - Guadalajara1646), llamada popularmente «La Calderona» y «Marizápalos», fue una afamada actriz de teatro, amante del rey Felipe IV y madre del bastardo real Juan José de Austria.


Felipe IV la conoció en el 1627, en su debut teatral en un corral de comedias de Madrid, el Corral de la Cruz. 


Juana Calderón


A la sazón María estaba ya casada, y era amante de Ramiro Pérez de Guzmán, duque de Medina de las Torres, viudo de la hija del Conde-Duque de Olivares.
Su relación con el rey la obligó a abandonar los escenarios en pleno éxito. 


Provocó algunos incidentes. Así el enfado de la reina Isabel de Borbón cuando el rey cedió a María un palco distinguido de la Plaza Mayor de Madrid para asistir a las festividades y espectáculos. 

Archivo:Plaza Mayor, Madrid.jpg
El balcon de Marizápalos está situado en el septimo arco de la Plaza Mayor, junto a Botoneras y anejo a la Casa de la Carniceria.

Este agravio fue compensado por el monarca otorgando en adelante un puesto exclusivo para su amante. 

Es el conocido como “Balcón de Marizápalos”, todavía visible en la plaza, llamado así en honor al baile favorito de la amante.





El niño fue bautizado como hijo de la tierra (esta era la forma en que se inscribían en el Libro de Bautizados a los hijos de padres desconocidos) en la parroquia de los Santos Justo y Pastor, actuando como padrino un caballero de la Orden de Calatrava, ayuda de Cámara del Rey.


Juan José de Austria


En 1642, Felipe IV reconoció a don Juan José como hijo suyo.
Don Juan José de Austria, el hijo bastardo del rey, nació en la madrileña calle de Leganitos, la noche del 6 al 7 de abril de 1629


A pesar de los deseos de María, a los pocos días fue apartado de su lado y entregado a una familia de confianza para su educación como príncipe


Fue entregado a una mujer de origen humilde llamada Magdalena que se trasladó con el niño a León, ciudad en la que pasó los primeros años de su vida. 


Hoja del Libro de Bautismo donde figura la partida de nacimiento de don Juan, hijo de la tierra.

Archivo:Duque de Medina de las Torres.JPG
Retrato anónimo del Duque de Medina de las Torres(siglo XVII). Colección particular, Madrid.


Al haber sido la amante del duque de Medina de las Torres, pronto se propagaron rumores tendentes a adjudicar al duque la paternidad del bastardo:
"así en las facciones del cuerpo, como en las habilidades e inclinaciones del ánimo, salió este niño una vivísima imagen de Don Ramiro de Guzmán, semejanza que se ha ido recogiendo más claramente, al paso que ha ido adelantándose en la edad, el talle, el semblante, el pelo, la voz, la lascivia, la ambición, la venganza, el fausto, la fantasía, la ineficacia y las facciones se ven, tan correspondientes en uno y en otro, como la copia corresponde al original. 


B.N.M., Mss. 8344, fols. 28 y 29. Relato anónimo de un declarado enemigo de don Juan. 



Tras el nacimiento de don Juan, había terminado la relación entre el rey y la Calderona. 


María Calderón siguió en Madrid, hasta que en marzo de 1642 se le ordenó ingresar en el monasterio benedictino de San Juan Bautista en Valfermoso de las MonjasGuadalajara


María fue la abadesa entre los años 1643 y 1646Falleció en 1646.


Una leyenda dice que María huyó del convento, abandonó Madrid y logró llegar hasta las inmediaciones del Monasterio de Santo Espíritu del Monte de Gilet, Valencia. 




La joven se instaló en el collado que separa las peñas de Guaita y Espartal, hoy llamado Calderona, lugar donde discurría el camino de herradura que unía la ciudad de Valencia y el camino real de Aragón


Su orografía hizo de la Sierra un auténtico nido de bandidos salteadores de caminos. 


La Calderona encontró refugio entre aquella gente de mal vivir y habitó una casa cuyas ruinas son visibles todavía hoy, muy cerca de la " font dels Ullalets ". 


Según cuentan algunas personas se convirtió en la jefa de los bandoleros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO