ESPAÑA ME MATA : El adiós de Chantal




Su madre llevó bombones al hospital el día de Navidad para que se los comieran por Chantal.

El juzgado de Instrucción número 1 de Huelva juzgará a Elena Masera, la madre de la niña que murió en diciembre de 2005 en el Hospital Juan Ramón Jiménez por una supuesta negligencia médica, a causa de una mortal infección tras ser operada de apendicitis, por faltas de amenazas y lesiones.


Según informó a Europa Press Elena Masera, la denuncia fue interpuesta por seis trabajadores del hospital después de que en la Navidad de 2006, en el primer aniversario de la muerte de su hija, llevara al citado centro hospitalario una cesta con chocolatinas y una carta en su interior escrita en primera persona, como si la hubiese escrito la pequeña, en la que les decía que "les regalaba estos chocolates, que no se podrá comer ella al haber fallecido".

   
Archivo:Hospital Juan Ramon Jimenez 01.JPG

Tras ello, según ha relatado Masera, "una enfermera me preguntó quien era y le dije que era la madre de Ch.L.M., y me respondió que quién era esa, monté en cólera, le tiré la cesta y ya no me acuerdo de nada más".
   
El Juzgado de Instrucción número 2 de Huelva imputó a cuatro médicos del Hospital Juan Ramón Jiménez por un presunto delito de homicidio por imprudencia profesional, tras la muerte de esta menor.


Cuando sucedieron los hechos, en diciembre de 2005, la familia de la niña presentó una denuncia en el citado juzgado con el fin de que se investigara esta presunta negligencia en la muerte de la menor, que ingresó el 24 de diciembre de 2005 aquejada de una apendicitis y falleció tres días después a causa de una mortal infección.
   
En esas fechas, en declaraciones a Europa Press, la madre de la menor, Elena Masera, lamentó que, a pesar de que su hija "se quejaba de fuertes dolores en la tripa y tenía fiebres muy altas tras una operación de apendicitis que los médicos calificaron de normal, los facultativos no hicieron nada por determinar el origen de estos síntomas, que desembocaron en su muerte".
   
La madre de la menor fallecida comentó que, a pesar de su intranquilidad y de su llamada a los médicos, "éstos insistían en que se trataba de un cuadro médico normal de un postoperatorio, que se había visto agravado por una gastroenteritis, sin que le hicieran ningún tipo de pruebas, a pesar de que se pasaban a ver a la niña a la habitación".

"AMANECIÓ MORADA Y MUY DÉBIL"
   
Esta situación se fue agravando, según apuntó Masera, hasta el día 27 por la mañana, en que, "después de dos noches sin dormir por los fuertes dolores y a pesar de los calmantes que le habían puesto, la pequeña amaneció morada y muy débil, por lo que fue trasladada de urgencia a la UCI, donde murió horas más tardes sin que los médicos pudieran hacer nada por reanimarla de una parada cardiaca originada por la infección".
   
La madre de la menor apuntó que los médicos le dijeron que la afección de la pequeña había derivado en una peritonitis que había infectado a la niña, de forma que "la inflamación que presentaba en la tripa se debía a la pus de la infección".

Elena Masera, la madre de Chantal, ofreció una rueda de Prensa el 12 de Junio de 2013. 

En declaraciones a Página3 de Huelva, Masera dijo: "Mi hija cumpliría la semana que viene 16 años… llevo el mismo tiempo luchando porque se haga Justicia por su muerte que los años que me dejaron estar con ella”. 

Horas antes del juicio previsto para el 13 de Junio en el Penal 1 de Huelva, Elena Masera, repetía que sólo quiere Justicia, una sentencia condenatoria. “Los responsables de la muerte de Chantal tienen que pagarlo. mi hija murió por abandono en ese hospital”.

Rafael Martín Bueno

En este tiempo, los médicos han continuado ejerciendo, algo que Masera considera inexplicable. “Es un riesgo para la población tener a gente incompetente. Me ha pasado a mi, con la muerte de mi hija, pero le puede pasar a cualquiera”, señaló la madre, representada en la causa por Rafael Martín Bueno, abogado de la Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas.

En este tiempo, la madre ha sentido “impotencia” y “abandono” por parte de la Justicia. Ocho largos años de espera y hasta un juicio por lesiones a miembros del cuadro médico del centro hospitalario en el que murió su hija  y por el que fue condenada al pago de una multa.

Chantal, Foto página 3 Huelva 

El Ministerio Público  destaca el informe oficial sobre las causas de la muerte que realizaron los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML), y subraya que ni durante la intervención ni de forma previa se le administraron antibióticos, profilaxis -destaca- que está recogida en el protocolo del hospital para la operación de apendicitis, tratamiento que tampoco lo fue prescrito en los días posteriores”.  La actuación -afirma el fiscal- fue “gravemente negligente, incorrecta y contrario a la praxis ortodoxa, exigiéndose un mero conocimiento básico sobre el tratamiento antibiótico.


Según se desprendió de las primeras declaraciones del primer médico en el juicio que se celebró a partir del 13 de junio, Chantal falleció a causa de una Necrosis cecal



Para ver más:
Las víctimas de negligencias harán escraches a "quien mienta" en el juicio de Chantal
Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa)
Defensor del Paciente
Uno de los médicos imputados dice que descartó la Peritonitis un día después de la operación.
Imputados tres médicos del Juan Ramón Jiménez por la muerte de una niña
Apendicitis Aguda y complicaciones
Colitis isquémica. Síntomas, causas y tratamientos
Condenan a dos médicos a año y medio de cárcel por la muerte de una niña de 8 años
El SAS pagará 600.000 euros por la minusvalía de una niña
Cirujanos condenados por la muerte de la niña con apendicitis presentan recursos
Acude al SAS a curarse una lumbalgia y se queda cojo
Condena al SAS por la muerte de un paciente tras una infección hospitalaria
La Audiencia absuelve a los dos médicos condenados por la muerte negligente de Chantal
420.000 euros tendrán que pagar a los padres de una niña que murió tras ser operada de apendicitis











Finalmente, la sentencia condenó de los tres imputados A.U.G., A.F.R.N. y A.M.O.G., solamente a la Pediatra que atendió a Chantal, absuelve al cirujano que realizó la operación, pero condena al otro cirujano que revisó la operación y atendió a la paciente al día siguiente en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.

2 comentarios:

  1. NI UN COMENTARIO? PUES ANDA QUE VAYA TELA...

    ResponderEliminar
  2. Es una vergüenza que pasen cosas así, mucho ánimo :|

    ResponderEliminar

DEJA TU COMENTARIO