Memorias de un pueblo: POR SI LA MEMORIA


Las inclemencias del tiempo dejaron al descubierto unos restos humanos en la localidad de Villalba del Alcor, Huelva.


La Coordinadora para la Memoria Histórica fue la encargada de tramitar la denuncia del hallazgo ante las Autoridades, que seguidamente pusieron en marcha los trámites a seguir. 

Fueron unos vecinos de Villalba del Alcor los que comunicaron el hecho a la Coordinadora por la Memoria Histórica, tras protagonizar el hallazgo. Se trataba de A.R.D. y A.P.Z. Los hechos también fueron puestos en conocimiento del  Foro por la Memoria Histórica de Huelva.


Los agentes se personaron en el lugar del hallazgo el mismo día que se produjo la denuncia por parte de varios ciudadanos de Villalba del Alcor, junto con miembros de la Coordinadora por la Memoria Histórica y las dos personas que hallaron los restos.
La guardia civil de la localidad tomó declaración a una de las dos personas testigo del hallazgo.

Ese mismo día se personaron miembros del departamento científico de este cuerpo que procedieron a la inspección de la zona, así como a tomar pruebas en el lugar.



Durante esta inspección ocular, algunas de las personas que acompañaban a los agentes, encontraron alguna pieza más en los alrededores que pertenecían a un cráneo. 

Lo mismo ocurrió cuando la forense encargada de inspeccionar los restos, descubrió más restos. Entre los hallados se encontraron piezas dentales.


De lo que se ha deducido, que hay más restos junto a los primeros que la lluvia había dejado al descubierto. Se trataba de un trozo de cadera y el miembro inferior derecho completo de un esqueleto. 




Por lo que las sospechas de las personas que formularon la denuncia y asistieron a la prueba ocular, estaban en lo cierto, y  pudieron hallarse más restos en o alrededor de los hallados.


En este, como en muchos municipios, se dieron muchos "paseos", que finalizaban en fosas improvisadas durante la guerra civil.




Muchos vecinos, perdieron a familiares, que aún siguen desaparecidos. Es el caso de varias de las personas que acudieron al lugar de los hechos el día de la denuncia.


Según la versión de algunas personas que vivieron aquellos años de represión Franquista en la localidad, el paraje en el que se han hallado estos restos era paso habitual de personas que iban detenidas y que luego se dieron por desaparecidas.


Se tenía como costumbre, no enterrar a los fusilados en la misma localidad en la que eran asesinados, sino en muchos pueblos, normalmente de la Sierra. 


Por lo que muchos de los fusilados de otras localidades, vinieron a esta para ser fusilados y enterrados en Villalba.


Hay constancia de que en los alrededores de la Ermita de Santa Águeda de esta Localidad, se produjeron fusilamientos de vecinos de Paterna del Campo, pero, no hay datos, hasta el momento, de que fueran enterrados en ese sitio.



El mismo día del hallazgo, las personas que habían hallado los primeros restos, hallaron arrastrados por el agua y en las inmediaciones, restos de cráneo, tibia, parte de una cadera y varios restos óseos mas. 

Según el estudio forense, estos restos tienen una antigüedad que podría superar los veinte años, por lo que ya no sería competencia de la Guardia Civil (el máximo son treinta), sino del Ministerio de Cultura, pues se supone que pertenecerían al Patrimonio Histórico. Este estamento es el que por el momento, se haría cargo de los pertinentes trámites.




Sería la Antropología forense la que tendría que actuar seguidamente, algo que se tramitaba días después del hallazgo.  


Desde el momento en que se produjo la inspección ocular por parte del forense, este hallazgo se encontraba bajo secreto de sumario. 


Se da la circunstancia de que el mismo día que aparecieron estos restos, se habían visto pisadas sobre el terreno que indicaron a las personas que lo habían hallado, que alguien ya los había visto anteriormente sin que lo hubieran comunicado.




Seguidamente, los restos permanecieron vigilados por la autoridad municipal de esta localidad.

Lamentablemente, se han dado en esta zona del Condado de Huelva, muchos hallazgos que han permanecido en el anonimato, y se han perdido en burocráticos trámites. Hay hallazgos humanos que permanecen a la intemperie tras meses de ser descubiertos, y sin ningún tipo de control ni protección.


Es el caso de los hallados en Escacena del Campo, también en Huelva, tras analizarse los restos en este caso, y tras varias denuncias, finalmente se catalogaron cómo restos pertenecientes al periodo Tardoromano, y no como restos pertenecientes a víctimas de la represalia Franquista.


Aunque, aún estaba por confirmar si estos restos se analizaron hasta el final, y si efectivamente, databan de esa época, no se explicaba su estado de abandono en el mismo lugar, en el que fueron hallados. 


 Estado en el que se encontraban los restos tras el hallazgo y la delimitación. En los alrededores se encontraron restos óseos humanos como trozos de cráneo o piezas dentales.

Por la antigüedad de los mismos, sería el Ministerio de Cultura el responsable de su conservación, algo que, desgraciadamente en España y en muchos casos no ocurre, si de restos humanos se trata. 


En el caso de Villalba del Alcor todo parecía indicar que estos restos pertenecían al periodo crítico de aquellos días de represión Franquista.


Mientras, la zona permaneció delimitada.



Otro caso cercano, sería el de la Fosa ubicada en el lugar que ocupó un viejo Cementerio en La Palma del Condado, también en Huelva, sobre la que se construyó un parque y que aún se halla en el limbo judicial.

Posiblemente, porque el pájaro negro de la Memoria Histórica revolotea por los tejados de las Instituciones o de algunos de sus componentes, temerosos de abrir sus oídos para escuchar historias que a sus antepasados les impedía conciliar el sueño. O no.


En el caso de Villalba del Alcor, estos restos han sido hallados casualmente. Se cumplió con el protocolo, y finalmente, la duda se despejó. 


El atentado y la versión oficial



A unos pocos meses del hallazgo de estos restos, este es el lamentable estado en el que se encontraba la zona balizada.

Lamentablemente, se desconoce la autoría de estos graves hechos, que con toda probabilidad ha sido llevada a cabo por vecinos de Villalba del Alcor.

Algo que deja mucho que desear de algunos vecinos de esta localidad, que no brillan precisamente por la urbanidad y el respeto por los que ya no están.

Algo que tampoco se explica, es qué significado puede tener la palabra escrita sobre la malla que cubre la valla que rodea el perímetro de la zona protegida.

Estos hechos fueron puestos en conocimiento de las autoridades pertinentes. La consiguiente denuncia no se pudo llevar a cabo, ya que según el responsable, la zona y los restos fueron desenterrados por personas pertenecientes al Patrimonio Arqueológico. Los restos pertenecerían a una "morita", según el responsable de la Guardia Civil.




Estos restos incluían el cráneo. Cabe destacar, que tras ser localizados estos restos en su día, siguieron apareciendo restos de cráneo y otras partes por los alrededores, entre las que se encontraron piezas dentales muy distantes del lugar.





Así mismo, este responsable, se mostró un tanto extrañado, de que el insulto estampado en la malla de protección, hiciera referencia al sexo de los restos con los que se identificaba el mismo, ya que la identidad, solo era conocida por él mismo y unos pocos más, entre los que no especificó si se encontraba algún compañero.


Algo que también sorprendió a las personas que desde el principio han estado involucradas en este asunto, es que no fueran citadas para la exhumación de los restos, de los que se desconocía el paradero final, ya que todas ellas habían acordado acudir el día previsto. Estos, finalmente, fueron depositados en el Museo Provincial de Huelva.


Así mismo se deduce que el estudio de los restos tuvo que ser minucioso para concluir que los mismos pertenecían a una "morita", según palabras del responsable de la Guardia Civil. 

 


Imágenes posteriores.


 Dentro de la zona protegida, aún se podía encontrar restos como estos.




 Informe Antropológico realizado tras la inspección del lugar en el que se corrobora la versión última de la Guardia Civil que identifica a los restos como de una mujer e identifica la zona con un enterramiento Islámico.





Informe arqueológico en el que se describe la exhumacion final de los restos. Y, que al parecer, coincide con la versión de la Guardia Civil. 

TRANSCRIPCIÓN: 

Relativo al hallazgo de determinados restos óseos en las inmediaciones de la localidad de Villalba del Alcor, se tiene a bien manifestarle, que se acometió el pasado Marzo, la prospección superficial del lugar, delimitándose del nuevo yacimiento arqueológico, que fue reconocido de forma previa a la retirada de los restos óseos que se encontraba en superficie.

Dicha actuación se realizó, cuando las condiciones meteorológicas mejoraron, ya que el régimen de lluvias mantenía muy húmedo el terreno, lo que perjudicaba la adecuada extracción de los restos óseos.

Por ello los días 24, 25 y 26 de marzo de 2011, se acometió la extracción de dichos restos óseos por parte de tres técnicos arqueólogos de la Delegación Provincial de la Consejería Cultura de la Junta de Andalucía en Huelva.

Para la extracción de los restos se eliminó la tierra que aun cubría parte de los restos, y se procedió a su extracción, depositándose estos en atención a la legislación vigente, en las dependencias del Museo de Huelva.

Por la posición del cadáver y por el registro arqueológico localizado, se determinó que estos, corresponden a una mujer joven, fijándose la cronología en el periodo medieval islámico. Este hallazgo se corresponde pues a los restos de una necrópolis islámica, que debe de estar asociada a una alquería próxima. Por ello no es extraño que se localicen en superficie más restos óseos junto a material arqueológico diverso.

EL JEFE DE SERVICIO DE BIENES CULTURALES
Fdo. Juan Jose Fondevilla Aparicio




"Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera".

Nicolas Boileau





Para ver más:
Comunicado-Nota de la Coordinadora para la Memoria Histórica a la prensa.





1 comentario:

  1. Buenas. Soy arqueólogo vinculado a Villalba del Alcor por casamiento. Conocía el hallazgo de estos restos de "oídas" en el pueblo ya que no vivo allí, ni visité la zona, ni pude ver ninguna fotografía. Hoy que he encontrado estas de casualidad observo que por lo que se ve, se trata presumiblemente de un enterramiento intencional según el rito islámico. Aparte de la posición lateral del cuerpo, característica típica en el ritual islámico, se ven en algunas fotografías fragmentos de tejas junto a los restos óseos, y que eran comúnmente utilizadas en los enterramientos islámicos como sistema de cubrición del cuerpo, y/o señalización de la ubicación de la sepultura. Es bastante probable que el informe oficial que dictamina lo mismo esté en lo cierto según se desprende solamente de las fotografías como indico. Aun así, es de sumo interés el detalle que indicas de que en los alrededores se hallaron más restos óseos, lo que podría indicar que estemos ante un yacimiento arqueológico que se puede identificar con un área de cementerio vinculado a la población islámica de la zona. El hallazgo tiene un gran interés arqueo-histórico y la verdad es que no se entiende ni el secretismo en la intervención realizada para extraer los restos, ni que no se continuaran los trabajos arqueológicos en la zona con el objeto de delimitar y caracterizar el yacimiento para su conservación, protección y toma de medidas cautelares que permitan su preservación. Sin duda se trata de patrimonio para el olvido. Sin otra se despide Jacobo Vázquez Paz.

    ResponderEliminar

DEJA TU COMENTARIO