LA ZONA PÚBLICA : Porqué la élite tecnológica respalda la renta básica universal.

Por si lo que Silicon Valley nos ha dado fuera poco, quizás tenga que comenzar a darnos dinero a todos. El primer indicio de lo anterior lo noté una tarde del verano pasado, durante una reunión de entusiastas de la moneda virtual en un hackerspace a unos pocos kilómetros de Googleplex, en Mountain View, California. 


Después de que un orador enumerara los problemas de seguridad de un prometedor sucesor de Bitcoin, el blogger especialista en economía Steve Randy Waldman se levantó para hablar sobre “seguridad económica”. En algún punto de sus comentarios preliminares, nos hizo saber que era un defensor del ingreso ciudadano (la idea de que todos deberíamos recibir un sueldo básico de forma regular, sin condición alguna).

Steve Randy Waldman

Los hackers de la moneda virtual desplegados ante él levantaron la mirada de sus portátiles al oír esta idea y no volvieron a bajarla. A pesar de que la charla de Waldman versó sobre un tema completamente diferente, el ingreso ciudadano surgió una y otra vez durante el tiempo de preguntas y respuestas: las dificultades de su implementación y la duda sobre si las personas volverían a trabajar alguna vez.

Por esos días, yo había estado escuchando llamamientos a la renta básica provenientes de fuentes más previsibles en la Costa Este: seguidores del antropólogo anarquista David Graeber y los editores de la revista socialista Jacobin, entre otros. La idea contiene ciertamente una arista de izquierda: una expansión del sistema de bienestar social para incluir a todos. Un agradecimiento en efectivo por el mero hecho de estar vivo. Una forma de dejar el trabajo que detestas y, por mencionar el ejemplo preferido de los opositores, dedicarte a surfear.

Reivindicaciones por la Renta Básica Incondicional, Berlin 2013.

Resulta que la renta básica está entre la peculiar clase de nociones políticas que puede emocionar tanto a leninistas como a libertarios derechistas. Aunque es una propuesta de complejidad tecnológica mínima, apela al deseo de Silicon Valley de resolverlo todo con algoritmos sencillos y elegantes. Sus partidarios enumeran los posibles resultados: puede acabar con la pobreza y la desigualdad con muy poca mediación burocrática. Con más dinero y menos trabajo, podríamos incluso disminuir las emisiones de dióxido de carbono que alteran el clima.

La idea del ingreso ciudadano ha estado muy presente últimamente entre la elitista camarilla tecnológica.

Marc Andreessen

El mega-inversor y fundador de Netscape Marc Andreessen le ha dicho recientemente a la revista New York que le parece “una idea muy interesante”, y Sam Altman de la incubadora de boutiques online Y Combinator entiende que su implementación es una “conclusión evidente”. 

Albert Wenger, inversor de capital riesgo de Union Square Ventures, con sede en Nueva York, ha estado blogueando sobre el ingreso ciudadano desde 2013. Le preocupan las aplicaciones inteligentes que está financiando su compañía, que hacen cosas como enseñar idiomas y llamar taxis, reemplazando puestos de trabajo con cada descarga.

“Nos encontramos en el comienzo de una era en la que las máquinas harán muchas de las cosas que tradicionalmente han hecho los humanos”, me dijo Wenger en octubre. “¿Cómo evitaremos que se produzca una división gigantesca en la sociedad entre los que tienen riqueza y los que no?” Wenger propuso realizar un experimento de renta básica en el distópico mundo de fantasía de Detroit.

Singularity University es una suerte de seminario en Silicon Valley en el que la convicción metafísica de que las máquinas son (o serán en un futuro cercano) superiores, en esencia, a los seres humanos se ve alimentada por los mismos que se beneficiarán de esa eventualidad. El pasado mes de junio, el co-fundador y presidente de la institución, Peter Diamandis, ejecutivo del turismo espacial, convocó una reunión de celebridades de dicho sector para discutir el dilema de la desocupación tecnológica.


Peter Diamandis

“Dime algo que creas que los robots no pueden hacer, y te diré un plazo de tiempo en el que efectivamente podrán hacerlo”, me desafió un joven emprendedor italiano llamado Federico Pistono

Entre otros logros, Pistono ha escrito un libro llamado Robots Will Steal Your Job, but That’s OK [Los robots te robarán el trabajo, pero no pasa nada]. En el encuentro de Singularity era el principal defensor del ingreso ciudadano. Citó experimentos recientes en la India que parecen prometedores a la hora de combatir la pobreza entre las personas que la economía tecnológica ha dejado en el camino. Diamandis declaró luego haberse quedado “asombrado” por su potencial.

Uno no esperaría tal entusiasmo por el dinero incondicional en una habitación llena de inversores de orientación neoliberal. Pero para este tipo de emprendedores, el bienestar no requiere necesariamente un estado de bienestar. Uno de los asistentes a la reunión de Singularity era Marshall Brain, fundador de HowStuffWorks, quien esbozó su visión sobre la renta básica en una novela publicada en su web llamada Manna. El libro cuenta la historia de un hombre que pierde su trabajo en locales de comida rápida a manos del software, y solo encuentra la salvación en la utopía del ingreso ciudadano forjada desde el interior de Australia por un visionario gerente de un start up. Allí, la renta básica equivale a que la gente tenga tiempo libre para juguetear con el tipo de proyectos que podrían merecer una inversión de capital de riesgo, creando la sociedad de emprendedores autónomos que la cultura de la tecnología tiene en mente. Waldman se refiere al ingreso básico como “capital de riesgo para el pueblo”.

Chris Hawkins, un inversor de 30 años que hizo su dinero diseñando software que automatiza el trabajo de oficina, señala a Manna como fuente de inspiración. En la web de su compañía ha comenzado a bloguear sobre el ingreso ciudadano, que entiende como un aniquilador de burocracia. ”Pones fin a los programas de asistencia del gobierno a medida que redistribuyes fondos”, me dijo. Congelas la vivienda social, la asistencia alimenticia, la sanitaria y demás, y los reemplazas con un único pago. Resulta que los inversores tecnológicos que promueven el ingreso ciudadano, en líneas generales, no están proponiendo financiar los pagos; prefieren que los necesitados paguen la factura por todos los demás.

“El costo tiene que cubrirse de alguna manera”, explicó Hawkins, “y creo que lo más lógico es usar los fondos que actualmente se destinan a los servicios que brinda el estado”.

Este tipo de razonamiento ha comenzado a ganar adeptos en Washington. El Instituto Cato, think-tank de Charles Koch a favor de un libertarismo pro-corporativo, publicó una serie de ensayos el pasado agosto en los que se debaten los pros y los contras del ingreso ciudadano. Durante esa misma semana, apareció un artículo en The Atlantic postulando un “argumento conservador para una renta básica garantizada”. Allí se sugiere que el ingreso ciudadano es, de hecho, una extensión lógica del plan del congresista Paul Ryan de reemplazar los programas de bienestar estadounidenses con subsidios en efectivo a los estados federales, la apuesta más reciente del Partido Republicano para coronarse como el “partido de las ideas”. La renta básica sigue siendo un asunto innombrable en los pasillos del poder, pero puede que los Republicanos estén más cerca de nombrarlo de lo que creen.

Karl Widerquist, profesor de filosofía política de la Escuela de Servicios Extranjeros de la Universidad de Georgetown en Qatar, ha estado predicando a favor del ingreso ciudadano desde su paso por la escuela secundaria a principios de los años 80. Alega que ahora estamos en la tercera ola pro ingreso ciudadano del activismo estadounidense. La primera fue durante las crisis económicas del período de entreguerras. La segunda, en los años 60 y 70, cuando héroes libertarios como Milton Friedman abogaban por un impuesto negativo sobre la renta y cuando asegurar un ingreso mínimo para los pobres era la única cuestión en la que Martin Luther King Jr. y Richard Nixon se ponían de acuerdo.

(El Plan de Asistencia Familiar de Nixon, que tiene algunas semejanzas con la renta básica, fue aprobado en la Cámara de Representantes pero fracasó en el Senado). La ola actual parece haber retomado impulso a finales de 2013, al mismo tiempo que se viralizaba la noticia acerca de una creciente campaña en Suiza para someter el ingreso ciudadano a votación. 

Widerquist está satisfecho de ver el nuevo interés, pero se mantiene precavido en cuanto a lo que los libertarios derechistas y los tecnos tienen en mente.

“No creo que queramos esperar al desempleo generado por la tecnología para implementar el ingreso básico”, dice. En su opinión, el plan no consiste en evitar el próximo desastre, sino en reducir la explotación del sistema de propiedad.

Al extremo izquierdo de la ola actual de entusiastas se encuentra Kathi Weeks, una feminista marxista tradicional, en algunos sentidos, que ubicó el ingreso ciudadano como propuesta central de su último libro The Problem with Work, [El problema del trabajo]. Sin embargo, lo promueve de manera cauta: si el ingreso básico fuera demasiado bajo, la gente no podría dejar sus trabajos, pero los empleadores seguirían bajando sus salarios. Podría provocar que más compañías actuaran a la manera de Walmart, que deja que sus empleados sobrevivan a duras penas con los programas gubernamentales mientras que la empresa paga migajas. 

Los trabajadores cobrarían por nada, pero también podrían encontrarse con un poder de negociación cada vez menor en sus lugares de trabajo.

Si financiáramos la renta básica a partir del vaciamiento de las ayudas actuales, y no a partir de gravámenes a los más ricos, estaríamos haciendo todo lo contrario a resolver la desigualdad; el dinero reservado para los más pobres terminaría en manos de los que menos lo necesitan. En lugar de ser un baluarte formidable en contra de la pobreza, un programa de renta básica mal financiado podría producir una amplia clase baja más dependiente de quienquiera que realice los pagos. Y por muy descabellada que parezca la idea, quienes critican a Weeks desde la izquierda sostienen que no es más que un guiño, una reforma. “No marcará el final del capitalismo”, reconoce ella.

Como casi todas las soluciones rápidas que ofrece Silicon Valey, el ingreso ciudadano tendría sus ventajas, pero no sería suficiente para resolver nuestros problemas reales por sí solo. Aún no existe sustituto para la organización de más poder en más comunidades: el poder de moldear la sociedad, no solo de juguetear con la aplicación de otra persona. La seguridad social, por ejemplo, se introdujo gracias a las luchas populares de los años 30, y sacó a grandes cantidades de personas de la pobreza. El llamado Obamacare, un conjunto de reformas del sistema de asistencia sanitaria redactadas mayormente por la industria a la que debía regular, ha resultado ser mucho más problemático.

Una renta básica diseñada por capitalistas de riesgo en Silicon Valley es más propensa a reforzar su propio poder que a fortalecer a los pobres. Pero una renta básica generada a partir de la visión y la lucha de los que más la necesitan ayudaría a asegurar que sus necesidades se satisfagan primero. Si estamos buscando una salida al apocalipsis de los robots, será mejor que no pidamos ayuda a aquellos que lo están causando.







Más:




LA ZONA G8 : ¿Qué se esconde detrás de la reunión secreta entre Sánchez y Soros?.

George Soros, el multimillonario especulador húngaro, se ha reunido con el nuevo presidente de España de manera extraoficial para, presumiblemente, diseñar la estrategia a tomar por parte del Ejecutivo en los próximos dos años de legislatura.


Ley número uno de Murphy, ¿la conocen? “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. Le viene al dedo al gobierno no-elegido-por-nadie de Pedro Sánchez. Seguramente muchos españoles se preguntaron qué podía salir peor que un gobierno completamente inmóvil e incapaz de actuar con firmeza ante los desafíos de la izquierda en contubernio con los separatistas dirigido por el siempre insulso Mariano Rajoy.

Lo que ha venido después tiene nombre propio: George Soros. Seguramente le conozcan de otras películas como ‘el financiador del aborto en Irlanda’, ‘el promotor de la inmigración masiva en Europa’, ‘el destructor de naciones’, ‘el financiador de Planned Parenthood’, ‘Cataluña, historia de un desencuentro inventado’, ‘LGTBI, la nueva familia te guste o no‘ o el último taquillazo ‘Soros vs. Orbán’ en la que, por primera vez, el malvado archienemigo de la humanidad -como se le conoce en los corrillos- es derrotado por el ‘superhéroe’ Viktor Orbán en una batalla legal para evitar la intromisión de la mano negra en la política húngara a través de una red de ONGs financiadas por el arma de destrucción masiva Open Society Foundations (OSF).


El magnate no ha tardado en citarse con su lacayo en España, según informa OKDiario. Los últimos reveses ocurridos en España como el freno al golpe de Estado catalán, el parón de la inmigración en taxis marítimos o la lentitud con la que se está expandiendo la ideología de género parecen preocuparle lo suficiente como para llegar en avión privado directo a La Moncloa. Y Pedrito Sánchez no iba a decir que no a aquel que le asegurará su puesto –mientras le sea útil- y así ganarse un ‘merecido’ retiro en alguna playa perdida de la mano de Dios después de haber hecho el trabajo sucio. Algo así como lo que quería Pablo Iglesias, solo que ‘el coletas’ ya tiene su retiro a mediana edad en forma de casoplón de un millón de euros.

Ya están las ruletas girando. De qué habrán hablado, ¿inmigración, unidad territorial, ideología de género, blanqueamiento de terroristas? ¿Qué pasará ahora? Por el momento, el día después de esta reunión ya suena Arsenio Escolar como director de Radio y Televisión Española (RTVE). ¿Casualidad o causalidad? Para el que no conozca a este señor lo explico brevemente: ha sido director del diario 20 minutos pero también ha escrito un libro titulado ‘La nación española’ –una obra que rezuma odio a España por los cuatro costados- y es padre de, nada más y nada menos, que de Ignacio Escolar, director de eldiario.es, cabeza del progresismo en España y uno de los mayores promotores del marxismo cultural en el país. ¿Imparcialidad informativa al frente de la radiotelevisión pública? 

Arsenio Escolar

Por si tienen alguna duda, continúo detallando a este clan periodístico-propagandístico. El subdirector de eldiario.es es Juan Luis Sánchez, agente de Soros en la Open Society Foundations en España y miembros de su consejo europeo. Este periódico, junto a 20 minutos, la agencia DisoPress o la revista Mongolia –dentro de la Federación de Sindicatos de Periodistas– forma parte de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) financiada por OSF y el International Press Institute (IPI) que inicialmente estuvo financiado por Rockefeller Foundation y actualmente por Ford Foundation y OSF.  ¿Prensa independiente y plural? ¡Por favor! Definitivamente el eslogan de eldiario.es, “Periodismo a pesar de todo”, va a tener su sentido.



Información que la Web de la Open Society ofrecía en un principio, sobre Juan Luís Sánchez, mientras este se muestra “ausente” en posteriores búsquedas



El diario de Escolar reconoce en 2016 que está subvencionado por Soros. Más.


Alfredo Sánchez Monteseirín tiene hijos de un matrimonio anterior. Uno de estos vástagos se llama Juan Luis Sánchez Ramírez y nos lo encontramos en la Expo de Zaragoza, en Expoagua y siendo miembro de su Departamento de Comunicación. Ha tenido una intensa experiencia en la cadena SER e incluso ha trabajado para la productora de unos de los amigos íntimos de Manuel Chaves. Más.



Recientemente, el iluminado magnate declaró a The Washington Post que “todo lo que podía salir mal, ha ido mal” y se autodefinió como un “adelantado a su tiempo” porque sus políticas eran rechazadas a nivel mundial. “Aparentemente, yo vivía en mi propia burbuja”, dijo. Todo apunta a que lo sigue haciendo, según sus palabras. Soros actúa como el típico socialista: si la realidad no se ajusta a mis teorías es culpa de lo primero, no de lo segundo y, por lo tanto, hace todo lo posible para que la realidad se supedite a la teoría.

Lo que viene con Pedro Sánchez es otro proyecto de ingeniería social más profundo que el del denostado José Luis Rodríguez Zapatero, de eso no les quepan dudas. Si no, ¿a qué ton viene el hacerle la cama a separatistas, a terroristas, a ONGs denunciadas por tráfico de personas o a inmigrantes antes que a sus compatriotas? ¿Para qué aprobar esa ley de Memoria Histórica que plantea crear un Ministerio de la Verdad para implantar una verdad única?

Hagan sus apuestas, ¿qué o quién caerá primero? ¿Usted, yo? Recuerde, está en la resistencia y es enemigo público por librepensador y disidente. Pintan bastos, querido lector.












Más:
La última maniobra de Soros contra Trump: fomentar el voto de delincuentes contra los republicanos.
“Reunión secreta Pedro Sánchez con George Soros: Sánchez venderá la deuda española a los Fondos buitres cuando el BCE no nos coloque deuda en diciembre a cambio del petróleo nigeriano por nuestro territorio...
“Open Society entra en el Psoe a través de la Plataforma Civica CIVICITI para controlar la política española desde los pequeños ayuntamientos”.
Todos contra Orban, Orban contra Soros
La "lista de SOROS"227 EURODIPUTADOS OPEN SOCIEY Podemeos El diario.es y las interconeSIONes con proceso GOLPISTA en Cataluña
La conexión de Podemos y eldiario.es con Soros está en AECID
Pedro Sánchez y Bilderberg
¿Quien es George Soros?
Soros admite su derrota ante Rusia
‘Putin neutralizó plan secreto de magnate Soros para derrocarlo’
Soros se expande en España
El multimillonario especulador George Soros, mecenas de la extrema izquierda occidental, financió también a los independentistas catalanes
El Papa Benedicto XVI fue forzado a renunciar por una conspiración urdida por Barack Obama, Hillary Clinton y George Soros






LA ZONA NATURAL : La Ionización y la salud humana.

Los seres humanos tenemos una naturaleza bioeléctrica natural muy sensible a la influencia y los cambios de los campos electromagnéticos. Nuestras células funcionan a base de impulsos eléctricos que generan campos electromagnéticos gracias a la presencia en nuestro organismo de agua, sal, metales y minerales. Los procesos celulares metabólicos e incluso nuestros pensamientos, son generados por procesos químicos electromagnéticos.



En el mundo moderno, de alto desarrollo tecnológico pero también de grandes perturbaciones al entorno ambiental, surgen nuevos agentes que no sólo perturban el equilibrio hombre-naturaleza sino que, además, generan una gran cantidad de problemas sobre la salud física y mental de todos los habitantes del planeta.


IONIZACIÓN:

Un ión es simplemente un átomo con una determinada carga eléctrica (positiva o negativa), el átomo posee la misma cantidad de protones (+) que de electrones (-) o sea que posee cargas equilibradas (neutro). Cuando por alguna razón pierde un electrón, el átomo que antes era neutro ahora pasa a ser un ión Positivo porque predomina la carga positiva, por el contrario si ingresa más de un electrón el átomo pasa a ser un ión negativo.

La ionización (positiva y negativa) surge a partir de fenómenos naturales y su efecto es bien conocido desde la antigüedad. La concentración de iones positivos, nocivos para la salud humana, se ha venido incrementando en los últimos tiempos como consecuencia del desarrollo tecnológico de la humanidad. De igual manera, el uso y el abuso de la energía.

La naturaleza genera iones por intermedio de los rayos cósmicos, rayos ultravioleta, gases radioactivos, sustancias radioactivas en el suelo, tormentas, cataratas y cascadas, las olas del mar, ciertos árboles y plantas como los pinos y los helechos, la fricción producida por el flujo del aire, vientos cargados de polvo o arena.

El conteo normal de iones en el aire fresco del campo es de 2000 a 4000 por centímetro cúbico, con aproximadamente 50% de iones positivos y 50% de iones negativos.

Los iones influyen notablemente en nuestros procesos biológicos y psíquicos. La ionización del aire es fundamental en la creación y mantenimiento de la vida de la tierra. El desequilibrio iónico del aire hacia un exceso de iones positivos es perjudicial para las plantas, los animales y el ser humano. Todas las personas, en mayor o menor grado nos sentimos afectados por este desequilibrio que nos provoca afecciones tales como el dolor de cabeza, tendencia a la depresión, irritabilidad, insomnio y otros malestares.

SÍNTOMAS Y EFECTOS DE LA IONIZACIÓN POSITIVA (CATIONES)

Entre muchos transtornos orgánicos que los investigadores han podido relacionar con el exceso de iones positivos (+) se destacan los dolores corporales, las jaquecas acompañadas de náuseas, los vahídos, las contracciones nerviosas de los ojos con irritación de los mismos, la fatiga desmesurada, los desvanecimientos, los desequilibrios salinos (Calcio, Magnesio), la acumulación de agua, las dificultades respiratorias, las alergias y asmas, los problemas cardiacos y circulatorios, la baja presión sanguínea, la pérdida de reflejos, la mayor sensibilidad al dolor, las inflamaciones, las hemorragias, las embolias pulmonares, trombosis, y la hipersecreción de serotonina (hormona del estrés), entre otros, con todas las consecuencias y problemas que de ellas derivan.

También están relacionadas con el exceso de ionización positiva en el aire, algunas afecciones psicológicas como el desequilibrio emocional, la irritabilidad, la indiferencia vital, el estilo meditativo y ausente, el agotamiento, el bajo rendimiento académico y laboral, la depresión, el mayor índice de intentos de suicidio, la ansiedad, y cierta inducción a la drogadicción.

FUENTES NATURALES

– Elementos naturales radiactivos

– En las horas anteriores a las tormentas hay una mayor cantidad de iones positivos de la atmósfera.

–  Cuando la luna está más próxima a la tierra (Luna llena), se incrementa la cantidad de iones positivos de la atmósfera.

– Los vientos procedentes de zonas secas transportan iones positivos.

FUENTES ARTIFICIALES

– Contaminación atmosférica
– Aire acondicionado
– Fibras sintéticas
– Pantallas de computador y televisión.

Los monitores de las computadoras generan cargas electrostáticas positivas elevadas sobre la pantalla y hasta unos 35 cm. al frente de ella. Los operadores que trabajan muy cerca de la pantalla o durante muchas horas experimentan, lo que se denomina como “Síndrome de Angustia de los Operadores de Video” (VODS). Niveles elevados de fatiga, dolores de ojos, visión borrosa, dolores de cabeza, dolores de espalda, irritabilidad, ansiedad, depresión y apatía general.

El Dr. Félix Gad Sulman, Jefe del Departamento de Farmacología Aplicada de la Universidad Hebrea de Jerusalén explica:

“Aunque el exceso de iones en el aire afecta a todas las personas hay una cuarta parte de la humanidad que es extraordinariamente sensible a su influencia; afectando sobre todo a los sistemas respiratorios, nervioso y hormonal”









Más: