LA ZONA ANIMAL : Jimmy y el supermercado Gigante.

En 2012 unas espeluznantes imágenes dieron a conocer el sacrificio de unos terneros Jersey en el Reino Unido. El motivo era la eliminación sistemática que se hacía de los nacidos macho porque no dan leche. Lo más penoso del documento gráfico era conocer la cifra de sacrificados anuales (90.000 terneros) no aptos para el consumo. La emisión del reportaje pertenecía a Channel 4 en el Programa "Jimmy y el supermercado gigante".

LA ZONA FLASH : El "otro" Zika de la O.M.S.

La doble moral no sólo se halla inmersa en el mundo de la especulación mafioso/farmacéutica. Finalmente, somos testigos de como detrás de cualquier campaña, incluida la del Virus de Zika, se pueden encontrar causalidades para nada casuales. Más.


Más:

LA ZONA FLASH : Indonesia (oscuras atracciones) marinas)

Los jóvenes submarinistas Delon Lim y Ryandito Mahendradani visitaban la isla de Kokoya, en Indonesia, cuando descubrieron unas estructuras metálicas ancladas en aguas poco profundas y, en su interior, a dos ejemplares de dugón (Dugong dugon). Más.

ESPAÑA ME MATA : S.A.S. en Off.

Una publicación aparecida en una Red Social el 24 de agosto de 2016 en la que se muestra un mensaje (NOTA) a las puertas de los Servicios Sanitarios ubicados en Bollullos Par del Condado, Huelva, dependientes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de la Junta de Andalucía, despertaba la curiosidad de los habitantes del municipio que, además, se hacía extensiva a toda la Red.


Este tipo de circunstancias han sido calificadas de "cotidianas" por la ciudadanía y pacientemente asumidas por el usuario que "sobrevive" a las políticas sanitarias en un clima de conformismo, pero esperanzado y confiado en que de un día para otro sus representantes políticos y la Sanidad que gestionan nunca les olvidarán. 

LA ZONA ECOLÓGICA : Fumigaciones aéreas (la incongruencia de la conspiración).

“El mal, lo dañino, no distingue entre víctimas o verdugos, todos respiramos el mismo aire y comemos lo que nos da la Tierra, todos estarían envenenados, ahí la principal incongruencia”. Esta conclusión con la que muchos Medios se han referido a las fumigaciones químico/tóxicas aéreas desarrolladas mediante la Geoingeniería y a los compuestos que de ellas se desprenden, tiene su respuesta, aunque muy pocos han entrado a valorarla quizás, por no extenderse en demasiados detalles que conllevaría un exhaustivo planteamiento en el que se esgrimiría una larga lista de responsables.




El hecho de que se haya desplegado una gran corriente de descredito hacia quienes se han hecho eco de la divulgación de esta práctica, denota la inquietud proveniente de las élites que las promueven y que se estarían beneficiando, mientras estas se encuentran siendo respaldadas por las más altas instancias que la llevan a cabo, al margen de los gobiernos. 

Si la cúpula desde la que se fomenta la práctica se haya instalada en órganismos como la OTAN o la NOAA, es comprensible que todas aquellas atribuciones lanzadas sobre este crimen ecológico y contra la población civil, sean ocultadas, dado que el “verdugo” que actúa en el último escalafón de la cadena ejecutora, ni es consciente de su desarrollo, ni es informado.

Si, además, sus fondos son lo suficientemente “opacos” y no enmarcados en un presupuesto definido, la lógica concluye que lo que no es oficializado y no existe, no puede ser presupuestado. Aun así, la contribución económica exigida a los gobiernos en materia de política de cambio climático ya supone, de entrada, un importante desembolso económico para dichos gobiernos. Sin embargo, estas prácticas se estarían desarrollando de un modo paralelo a dichas políticas, siendo utilizadas geoestratégicamente y de un modo encubierto, a fin de que estas financiaciones encontraran su justificación.



Como ya se ha mencionado en anteriores ocasiones, uno de los usos de esta práctica encubierta pretende simular las condiciones climáticas profetizadas y recogidas en la Agenda del Nuevo Orden Mundial. Una Biblia económica y política que se gestó antes, durante y tras el 11.S. Quizás el dato más importante que no se deba pasar por alto al referirse tanto a las fumigaciones aéreas como a H.A.A.R.P., sea el que estos forman parte de las "armas no letales" con las que se está desarrollando una guerra de Cuarta Generación encubierta y silenciosa detrás de la que se ocultan desastres supuestamente naturales. El denominado Climategate, ha quedado relegado a un segundo plano, apartado de la información de los grandes Medios en un intento por “enterrar”, a toda costa un asunto de un calado altamente sensible. Si por otro lado, su financiación se encuentra respaldada desde altas instancias relacionadas con el mundo de la Banca, a nivel mundial, se comprenderá la magnitud y el porqué del énfasis por ocultar la misma. 

Las acusaciones de las que ha sido y son objeto, relacionadas con una medida más de control demográfico, no son descabelladas teniendo en cuenta que entre la población se encuentran hábitos de consumo promovidos con estos fines y difícilmente erradicados por ningún gobierno, incluidos en la cadena alimenticia o la venta de alcohol, tabaco, etc.



Las cifras que manejan los gobiernos en cuanto al número de defunciones derivadas de este tipo de consumo humano forman parte de la política encubierta mediante la que se controla la demografía de la que participa la OMS (Organización Mundial de la Salud), mediante la que los gobiernos ejecutan un cálculo impuesto, exhaustivo y puntual. Este tipo de medida es “camuflado” ante la opinión pública con todo tipo de iniciativas políticas entre las que se encuentran las relativas a Campañas de prevención, a fin de aportar la imagen más altruista que sustente la idea de que los dirigentes políticos “velan” por la salud de sus ciudadanos por encima de todo.


Si partimos de la base de que existe un nivel de confidencialidad al que los gobiernos no tienen acceso y la práctica se encuentra enmarcada dentro de Programas no tan secretos, estamos en lo cierto cuando planteamos la hipótesis de que los “verdugos” que, en este caso serían los representantes políticos, efectivamente participan del “veneno”. 

Si quienes se encuentran en el nivel más próximo relacionado con la ejecución material y este es informado o instruido convenientemente ocultándole qué tipo de arma tiene en sus manos, también estamos en lo cierto cuando nos referimos a que sus mismos ejecutores también participan del “veneno”. Esto no quiere decir que en la cúpula de la cadena de mando de las instancias desde las que se lleva a cabo, no se posea la información. 

En consecuencia, no es tan complicado desarrollar la conclusión a la hipótesis del principio. Basta con querer llegar más allá en la exposición que, por diferentes motivos, hacen que los Medios que divulgan esta información, hagan “mutis por el foro” participando “de puntillas” en el debate de “petit comité” que, sin embargo, forma parte del debate público y del que existen millones de testimonios y pruebas gráficas, a nivel mundial.



Asuntos como el fomento del consumo de medicamentos, -incluida su publicidad en Medios de comunicación- y la contribución de estos a cronificar las dolencias para las que son prescritas y mediante la que sólo se actúa sobre los síntomas, pensando en hacer mercado, no son consideradas ya una “teoría de la conspiración”. Precisamente, sectores vinculados a la industria farmacéutica han sido relacionados muy directamente con el uso de estas prácticas

La manipulación de las condiciones atmosféricas que propicien, por ejemplo, el aumento de la temperatura y la sequía en épocas puntuales para que proliferen las condiciones climáticas que favorezcan la aparición de reacciones alérgicas a los pólenes, por ejemplo, han sido relacionadas con la fumigación aérea. Así mismo, se han relacionado determinados síntomas y enfermedades autoinmues con las fumigaciones aéreas.



Existen multitud de pruebas gráficas divulgadas, en las que se da cuenta de que existen restos de compuestos químico/tóxicos proyectados a la atmósfera, a través de la fumigación aérea. El hecho de que las mismas presentan la composición “física” que las diferencia de cualquier compuesto natural, a simple vista y el ser detectadas “in situ” en el mismo escenario en el que se lleva a cabo la fumigación aérea, es prácticamente suficiente para atestiguar que estos compuestos están diseñados exclusivamente con el propósito con el que se ha descrito en todos aquellos lugares del planeta en donde han sido localizados. Los metales pesados y la "carga" tóxica detectada en estos compuestos hacen que nos hallemos ante un gran atentado "autorizado" en la sombra, de espaldas al público y a las autoridades competentes, evitando el que estas interfieran en el desarrollo de esta práctica geoterrorista. 

Las pruebas de laboratorio han confirmado la composición de estos restos (metales pesados) que, además tienen la particularidad de actuar como acelerante. Lo que ha dado lugar a que estos hayan sido "lógicamente" asociados a los incendios acaecidos en multitud de zonas del planeta.



Sus características físicas observadas tal y como se reconocen, depositadas en la superficie terrestre, vegetación, etc, hacen suponer que su diseño ha sido exhaustivamente estudiado, a fin de no ser reconocidos, pasando lo más desapercibidamente posible para quienes están en contacto con estos compuestos inconscientemente.


Restos depositados a nivel de tierra (polímeros) tras las fumigaciones aéreas nocturnas. La refracción de la luz solar deja entrever la composición metálica de estos restos filamentosos cuya densidad puede variar en ocasiones, presentándose con un volumen suficiente como para no pasar inadvertido. 

La prueba más contundente es la de la caída de estos compuestos en forma de grumos, tras el paso de cualquier vuelo, supuestamente tripulado y de origen militar o civil durante la noche que son transportados por las corrientes de aire.  

Las referencias a dicha incongruencia en ocasiones, han sacado a colación a los seres queridos de aquellas personas a los que, desde la opinión pública se les ha catalogado como los "verdugos". Indudablemente, ningún responsable de cometer o ser inductor de un genocidio haría partícipe a sus hijos sin un previo adoctrinamiento, en el caso de que este se confesara en lo más intimo de su circulo familiar. Esto viene a significar que este hecho mismo que podría plantear un serio conflicto moral es la prueba irrefutable de que quienes poseen la "información" no son en su mayoría, personas que puedan verse expuestas a este tipo de situaciones sin que antes hayan sido previamente "programadas" u entrenadas para no desvelar algo considerado como "top secret". 

Se concluye que este tipo de información solo es compartida por un número muy limitado de personas alojadas en las cúpulas de aquellas instituciones que participan, sean civiles o militares. 

La dudas planteadas respecto a la falta de responsabilidad de quienes pueden participar en este tipo de prácticas encuentran una respuesta en la historia. A lo largo de esta, se han desarrollado conflictos bélicos en los que no sólo se ha constatado la utilización del clima como arma geoterrorista. La historia ha protagonizado grandes desastres provocados por la mano del hombre desarrollados a través de armas nucleares que, a día de hoy se sigue empleando con consecuencias devastadoras que perduran en el tiempo. 

Uno de los datos que podrían resultar más reveladores en cuanto a que estas prácticas se desarrollan desde hace décadas, clandestinamente, es el silencio observado y la falta de pronunciamiento al respecto desde algunas organizaciones catalogadas de conservacionistas como ha sido el caso de Greenpeace.






La mano ejecutora de las fumigaciones aéreas, se halla por tanto, respaldada tras el telón del secreto militar siendo "empleada" por estos estamentos y la Inteligencia de países como EE UU. Así mismo, el hecho de que Corporaciones como Monsanto hayan sido acusadas de estar haciendo uso de estas prácticas, revela que la misma ha traspasado un nivel en el que sus múltiples usos son ámpliamente compartidos casi "a la Carta", más allá del orientado a la manipulación climática y a la inducción de fenómenos sísmicos relacionados con H.A.A.R.P., entre otros. 

El uso de la tecnología H.A.A.R.P. y algunos de sus efectos sobre la población civil denominado "Anestesia electromagnética", se hallaría detrás de muchos Programas encubiertos y orientados al control de masas llevados a cabo aprovechando esta tecnología al servicio de oscuros intereses geo políticos y económicos, deduciéndose de ello que se estaría "programando" a la ciudadanía, a través de ondas recogidas por el cerebro, a fin de "aletargar" o "excitar" al individuo con el único pretexto de controlar movimientos o revueltas sociales, independientemente de que las Redes Sociales hayan sido utilizadas para estos fines por medio de la infiltración en las mismas de personal asignado a reclutar adeptos por medio de la adopción de falsos perfiles. 

Surgen las dudas en torno a la teoría de la conspiración a la que quienes pretenden ocultar estos hechos han recurrido, poniendo en marcha una campaña de descrédito sumada al pacto de silencio de la mayoría de los Medios de comunicación. Esto no ha dado los resultados esperados y quienes han difundido esta práctica encubierta han sido censurados en estos Medios, dando como resultado el que la mayoría de los testimonios y datos aportados al público provienen en su mayoría, de fuentes alojadas en la Red que, a su vez también han visto como se ha pretendido, en ocasiones, bloquear el acceso a determinados sitios en los que se aloja información por otro lado, procedente de fuentes bastante solventes. 

El hecho de que este tipo de información y que quienes la aportaron y siguen aportándola no hayan sido silenciados, puede ser un motivo que despierte la curiosidad y plantee algunos interrogantes a nivel del público poco familiarizado con este asunto. La respuesta es fácil de adivinar; Quienes promueven estas prácticas son conscientes de que estos Programas están respaldados por el secreto militar y quienes divulguen este tipo de información no deben responder a un perfil "sensible" y capaz de sembrar la duda entre la opinión pública, ni ser un personaje de relevancia a nivel mundial o de un país en concreto. Por lo tanto, un personaje considerado de poca relevancia, no representaría, en cierto modo, ningún riesgo para quienes velan por la seguridad y la buena imagen pública de un gobierno como el de EE UU. Aunque los nombres que han sobresalido en la difusión de este asunto no son considerados relevantes, a primera vista, ello no quiere decir que la información de la que se han hecho eco y ellos mismos, sean merecedores de ningún tipo de descrédito.

En muchos casos la divulgación de estas prácticas y la asociación que se ha hecho entre estas y ciertas enfermedades mencionadas han resultado ser para los escépticos y para quienes las fomentan, un motivo de crítica por el alarmismo que se derivaría de relacionar algo inexistente con la salud pública. La adquisición de cualquier enfermedad asociada al contacto con cualquier compuesto identificado como procedente de la fumigación aérea, debe ser "corroborada" con análisis específicos. Algo que, sin duda, no se lleva a la práctica en ningún examen o necropsia después de un fallecimiento, a excepción de si la muerte se produce en circunstancias que lo requieran.

Lo indiscutible es el efecto nocivo que sobre la salud poseen compuestos que no deben entrar en contacto con ninguna persona que se mueva en un ambiente considerado libre de este tipo de tóxicos. Ciertas patologías se pueden ver agravadas por la ingestión constante de este tipo de compuestos que "nunca" serán identificados como prueba que certifique que estos son los responsables del mismo.



Más:
Nuevas armas orden mundial de Washington tienen la capacidad de desencadenar el cambio climático Morgellons y monóxido de carbono
Proyecto Pájaro Carpintero Ruso
HAARP – Estelas Químicas - Alternativa 4
Chemtrails y la geoingeniería - Archivo Principal
Chemtrails Nano-Tech y el Hyper-Virus - Morgellons
El extraño tiempo en que vivimos: la enfermedad de los Morgellons y Geoingeniería

Sequía y manipulación del clima OPINIÓN.
¿Qué es un chemtrail?
Sos Tierra Spain
DÍAS EXTRAÑOS CIELOS EXTRAÑOS 
Las Nano-partículas manufacturadas de óxido de aluminio disminuyen la unión de las proteínas en la vasculatura del cerebro
Chemtrails: daño al sistema nervioso cae desde el cielo





Las partículas identificadas han sido detectadas desde hace tiempo en todo el mundo. En la imagen se observan dos muestras localizadas en EE UU. La primera de la izquierda fue tomada el 09/27/10. La segunda fue localizada en Nebraska.



El silencio de la administración y las autoridades sanitarias que se presume deriva del supuesto desconocimiento y de las consignas orquestadas desde las altas instancias que colaboran en implantar el orden en la cadena, conscientes (o no) de las causas y los motivos, sigue marcando las pautas por medio de medidas sanitarias que promueven una prevencion ¿justificada? a años vista, sin que se especifiquen los motivos ni las causas del presumible aumento de ciertas patologías o trastornos. La exposición deliberada a la que es expuesta la población civil, a través de las emisiones tóxicas procedentes de la fumigación aérea supone un riesgo, no sólo para adultos con patologías que se pueden ver agravadas al entrar en contacto con estos compuestos. Las mujeres expuestas a niveles altos de material partículado fino durante el embarazo, concretamente durante el tercer trimestre, tienen hasta dos veces más riesgo de tener un niño con autismo que las madres que viven en áreas con bajos niveles de material particulado fino, según un estudio, realizado por la Escuela de Harvard de Salud Pública (HSPH), y publicado en  Environmental Health Perspectives. Los investigadores comentan que el riesgo es lineal a la exposición, es decir, cuanto mayor es la exposición mayor es el riesgo. Ver noticia.



Muchas personas pueden deducir, a primera vista, que la imagen (arriba) en donde se observa una operación de Geoingeniería desarrollada con fuimigaciones aéreas, esta captada mientras se sobrevuela el mar. Sin embargo, la superficie que se aprecia debajo, pertenece a la capa troposférica en donde se contempla la nubosidad. La capa mas alta en donde se desarrolla la escena (estratosfera), es aquella en la que la ausencia de humedad impide la formación de nubes y donde no se desarrollan los fenómenos meteorológicos. Es en esta capa en la que se observa la realidad de las fumigaciones aéreas como se aprecia en la imagen. El hecho de que la fumigación aérea se desarrolle por encima de la nubosidad responde a que los compuestos proyectados van destinados, entre otros objetivos, a la disolución de la misma.




La proyección a la atmósfera de compuestos como el polvo de aluminio y su color rojizo, se refleja a través de la refracción de la luz solar.



El supuesto uso de estas prácticas del que podrían estar participando las industrias farmacéuticas se vislumbra, a través de la difusión de la información orquestada desde sus cúpulas y que, desde la base, se encargan de fomentar los peones de la sanidad, entre los que se encuentra la A.P. La difusión, a través de la dispersión aérea, entre otras, de agentes causantes de diversas patologías utilizado como arma de guerra es algo que ya no se discute. En el caso de las vacunas, las campañas de adoctrinamiento en las que está vetado hacer mención a sus resultados adversos, son uno de los motores principales utilizados para "hacer mercado". Si de las consecuencias de la proliferación de los agentes causantes existe un "beneficiario", es indiscutible el que este se hallaría en el punto de mira de todas las acusaciones de las que sea objeto en el sentido referido. 






 
   


La herramienta europea, European Medicines Agency, a través de la que mueve los hilos la FDA.















El adoctrinamiento, a través de la publicidad en la que se adjuntan imágenes relacionadas con prácticas de Geoingeniería está basado en crear un patrón de normalidad que el público adapta a su subconsciente aun sin información previa o conocimiento de lo que realmente significan esas imágenes. En este caso, las imágenes de fondo de una conocida marca formaron parte de una campaña publicitaria



Madrid 09/08/2014. Operación de fumigación aérea en la que la aeronave muestra dos escenas. En la primera no se proyecta la estela química (off). La segunda imagen desvela la proyección a voluntad (on).



19 de de agosto de de 2005. Ver.



Tal y como daba cuenta el Canal 45 Tv en el vídeo (arriba) en abril de 2016, efectivamente, en este se observa una operación de fumigación aérea. Quizás la descripción relativa a la clase de aeronave implicada, sea lo que puede llamar a error. De entre la ingente cantidad de material gráfico que denuncia este tipo de prácticas, este es uno de los ejemplos más "raros" de encontrar entre Medios de comunicación. Los comentarios que suscitan este tipo de divulgación también son dignos de tener en cuenta.



Como periodista de investigación galardonado con el profesional de 30 años de experiencia, William Thomas fue el primer reportero para romper la historia en los medios nacionales sobre la fumigación aérea a gran escala de agentes patógenos o aerosoles a través de América del Norte por el avión de reabastecimiento de tipo cisterna sin marcar. Más.


















Extracto de la Patente 1990000513145 Welsbach para Hughes Aircraft Companymarzo de 1991.



Hasta 21 menciones al Programa HAARP, se hallan recogidas en el Informe de 14 de enero de 1999 sobre medio ambiente, seguridad y política exterior de la Comisión de Asuntos Exteriores, Seguridad y Política de Defensa celebrada en el Parlamento europeo. 









Manipulación Climática. 2004.



Uno de los casos más llamativos acaecidos en la actualidad desde 2014, era la crisis de sequía vivida en California, EE UU, en donde la práctica de la fumigación aérea se lleva a cabo sin miramientos quizás, porque primero, hay que empezar por nuestra "casa". La noticia no tuvo repercusión en los Medios siguiendo el patrón de la censura impuesta a través de quienes controlan el poder informativo para mejor beneficio de sus objetivos.